lunes, 19 de abril de 2010

Entrevista al Secretario de Defensa de EE.UU.

Robert Gates: “Venezuela enfrenta problemas internos y económicos muy severos”

Foto: AFP PHOTO/Eitan Abramovich

Chávez va perdiendo influencia en América Latina. Esta es la tesis del Secretario de Defensa de EE.UU. Robert Gates: “Imagínese que alguien se presenta a las elecciones diciendo que hará por la economía lo que ha hecho Chávez en Venezuela“.

Esta es la entrevista de Richard Ávila, para “El Tiempo”ç de Bogotá, que hoy publica también “El Nacional”:

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, de 66 años de edad, estuvo de gira por la región esta semana. Visitó Perú, Colombia y Barbados. En Bogotá, en medio de un día lluvioso y con la Quinta de Bolívar como marco, aseguró que el modelo del presidente Hugo Chávez ya no es tan atractivo para otros países de la región.

Descartó la existencia de una carrera armamentista en América Latina. “De hecho, si hay una carrera armamentista, ésta tiene tan solo un corredor. Y la verdad es que no tengo clara cuál es la necesidad de tantas armas y tanto dinero gastado en ellas”, recalcó

–¿A qué se debe su visita a Colombia?

–A dos razones. La primera, agradecerle al presidente Álvaro Uribe por todo lo que ha hecho en sus dos períodos. La segunda, es la de dar garantías en el sentido de que lo que se ha construido, tanto bajo el mandato del presidente Uribe, como de los presidentes George W. Bush y Barack Obama, es una relación que debe continuar creciendo y prosperando. Mi mensaje es de continuidad, por lo que seguiremos comprometidos con ésta relación.

–¿Le sorprendió la controversia en el hemisferio sobre el uso de bases colombianas por parte de militares estadounidenses?

–Hasta cierto punto sí. Es claro que esta fue una oportunidad para que algunos criticaran tanto a Estados Unidos como a Colombia. Para otros fue una falta de entendimiento sobre el acuerdo, pero a medida que dimos las explicaciones y que aclaramos que no se trataba de intervenir en los asuntos de otro país, buena parte de esos temores se disiparon.

La firma el lunes pasado del acuerdo de cooperación de defensa con el ministro Nelson Jobim de Brasil, es de alguna manera una manifestación de lo que se busca con estos pactos, que son una expresión de la relación bilateral entre dos naciones con el fin de fortalecer los vínculos entre los militares, sin que eso esté dirigido a nadie más. La ausencia de críticas alrededor de este acuerdo entre Estados Unidos y Brasil, muestra todo lo que hemos avanzado desde el año pasado.

–¿Están negociando otros acuerdos en la región? ¿Algo con Uruguay?

–No. Nada que yo sepa.

–¿Cuál es su apreciación sobre la fortaleza de las FARC?

–Han sido debilitadas significativamente, pero no han sido destruidas. Pienso que el desafío que enfrenta Colombia o Perú, con Sendero Luminoso, que ha vuelto a aparecer, es que estas organizaciones han sido golpeadas, más no erradicadas. Eso quiere decir que será necesario aplicar presión en forma continua para que la capacidad de esos grupos de crear problemas sea reducida al nivel de una molestia y no de un peligro.

–¿Piensa que hay una carrera armamentista en América Latina?

–No lo creo. De hecho, si hay una carrera armamentista, ésta tiene tan solo un corredor. Y la verdad es que no tengo clara cuál es la necesidad de tantas armas y tanto dinero gastado en ellas. Solo quisiera recordarle a la gente que los rusos están en este tema primordialmente con el fin de hacer un negocio y que esperan que los préstamos que han otorgado se los paguen.

–Pero Hugo Chávez ha dicho que se está preparando contra una invasión…

–No se quién cree él que lo va a invadir.

–¿Estados Unidos desde Colombia?

–Ni desde Colombia ni desde ninguna otra parte.

–Con respecto a Venezuela ¿Cree que es un factor de desestabilización en la región?

–Menos ahora que hace unos años. Pienso que Venezuela enfrenta problemas internos y económicos muy severos. Eso ya no la hace un modelo tan atractivo para otros. Por ejemplo, ahora que estuve en Perú, vi que no hay nadie en las próximas elecciones presidenciales que se presente como un candidato bolivariano. Como le dije al presidente Alan García, imagínese un candidato que prometa que hará por la economía peruana lo que Hugo Chávez ha hecho por la venezolana.

–¿Qué opina de los supuestos vínculos entre Hugo Chávez y las FARC?

–Leo los informes que me preparan y escucho a mi contraparte en Colombia cuando me cuenta sobre la falta de voluntad de los venezolanos para cooperar en contra de los miembros de las FARC que buscan refugio al otro lado de la frontera. Pero no tengo realmente una buena medida sobre la magnitud del apoyo venezolano a ese grupo.

–¿Debería Colombia preocuparse por las compras de armas de Venezuela?

–Por lo menos debería observarla de cerca. La realidad con respecto a las compras de armas es que pasan años antes de que todo lo adquirido se entregue y quien sabe qué pase en el entretanto.

–¿Le inquieta que Irán quiera aumentar su presencia en la región?

–Irán tiene muy poco atractivo político en América Latina, más allá de querer expandir sus relaciones económicas. Ha existido alguna preocupación sobre actividades políticas encubiertas, pero no creo que eso sea un problema significativo.

–¿Y la cooperación en materia de plantas nucleares?

–Sin hablar específicamente de Venezuela, Estados Unidos ha apoyado este tipo de iniciativas en la medida en que sean seguras y que la comunidad internacional pueda monitorear el cumplimiento de ciertos acuerdos y regulaciones. Hemos dicho que no tenemos problema con Irán, mientras su programa sea pacífico bajo esas condiciones.

–¿La situación de México le recuerda a Colombia en otros tiempos?

–Hay lecciones que Colombia aprendió y que México desea aplicar. Como un todo diría que el presidente Felipe Calderón ha enfrentado este tema con la misma determinación y el valor que el presidente Uribe lo ha hecho en Colombia. Tenemos toda la voluntad de ayudarlos, porque es claro que los carteles son muy peligrosos, aunque haremos lo que ellos nos pidan y nada más. Entendemos que esta lucha es de ellos, que tiene grandes costos y creemos que el resultado será exitoso.

–En medio de la lucha contra el terrorismo ¿Es América Latina una fuente de preocupaciones?

–No. Si uno toma las dos principales organizaciones terroristas que son Sendero Luminoso y las FARC, tenemos un buen entendimiento con los países respectivos que enfrentan ese desafío. La nueva manera de hacer las cosas en lo que tiene que ver con la defensa y la seguridad de Estados Unidos es aliarse con otras naciones y ayudarles a desarrollar su propia capacidad, para que sean éstas las que manejen sus problemas. Colombia es un ejemplo extraordinario de lo que digo, tal vez el más destacado del mundo.

–¿Cómo está el mundo en lo que tiene que ver con la seguridad?

–Es una foto mezclada. El terrorismo continúa siendo un reto. Estamos en una pelea muy dura en Afganistán. Al mismo tiempo, Irak está evolucionando de una manera muy positiva, como lo mostró una participación de 62% de los ciudadanos en las elecciones. La política ha ganado terreno en la medida en que se tratan de construir coaliciones y esa es una señal muy positiva. Claramente, la cumbre sobre temas nucleares en la que el presidente Obama fue el anfitrión, resultó ser un paso muy importante al aumentar la atención sobre el control a los materiales y la proliferación nuclear. La mayoría de la gente del mundo ve positivamente la firma del nuevo acuerdo entre Rusia y Estados sobre este asunto. También fue muy importante que el presidente chino Hu Jintao viniera a la cumbre. Por eso, el resultado es que hay tendencias positivas, algunas frágiles, al mismo tiempo que otros problemas siguen, como el terrorismo. Irán y Corea del Norte continúan siendo un reto.

–¿Por qué defiende los tratados de libre comercio?

–Antes de comenzar este viaje hablé con el Consejero de Seguridad Nacional y acordamos que haremos todo lo posible para darle una nueva energía a los TLC con aliados clave como Colombia y Corea del Sur y que estos sean ratificados por el Congreso de Estados Unidos. Es que hay implicaciones de seguridad en esto, no solo razones comerciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario